Con lupa. El blog de IPPI Comunicación

Visita nuestro nuevo blog en: https://www.ippicomunicacion.com/el-blog-de-ippi-comunicacion/

Posts Tagged ‘medios de comunicación

¿Mi empresa debe estar en las redes sociales?

leave a comment »

redes sociales madridLas redes sociales han recuperado el modelo de comunicación previo a la revolución industrial y a los medios de comunicación masivos que dictaban la agenda de temas a seguir. En definitiva, se ha recuperado aquella comunicación tradicional, la que se realizaba en los sitios públicos (plazas o mercados locales, entre otros): la conversación. La digitalización que trajeron consigo los ordenadores, la conectividad que ofrece Internet, y la potencia exponencial que se ha logrado con los dispositivos móviles,  explica la fuerza que tienen las redes sociales ahora.

Este modelo de comunicación hace posible el debate entre los usuarios, y entre los usuarios y la empresa. De esta manera se logra que ya no sea la oferta y la demanda quienes determinan la calidad y el precio de los productos; ahora es el usuario quien ha recuperado este poder, ya que es posible expresar una opinión y compartirla con el resto de público.

Las redes sociales se han convertido en las nuevas plazas en la que todos tenemos el poder de expresar nuestras experiencias y nuestras demandas. Pero es una herramienta que esta al servicio de todos. No  solo del usuario, sino también de la empresa, el periodista, el medio de comunicación, el alcalde; para todos y cada uno de nosotros.

Gracias a esto, ahora el consumidor puede preguntar, reclamar, solicitar y, en definitiva, conversar con las marcas. Muchas empresas han entendido este cambio y se han unido de manera activa en esta conversación. Han descubierto que si escuchan, responden y adecuan su estilo a las distintas redes sociales, tendrán mayor aceptación por parte de su público.

En conclusión y respondiendo la pregunta inicial: ¡Sí! Hay que estar en las redes sociales y, para lograrlo, es necesario contar con el asesoramiento de profesionales cualificados, que entiendan este modelo de comunicación y puedan utilizar estas herramientas de la mejor manera posible, adaptándolas para que cada empresa consiga aquellos logros que se propone. Algo que en Ippi llevamos años realizando, adaptando la comunicación de nuestros clientes a los nuevos soportes y medios de comunicar que internet y las nuevas tecnologías nos han proporcionado. Y todo ello sin olvidarnos de seguir mirando hacia delante, a la espera de vislumbrar los nuevos modelos de comunicación que están aún por llegar.

Contáctanos.

Luis Calderón.

Written by IPPI Comunicación

18 octubre, 2016 at 12:20

Tengo 17 preguntas para usted

leave a comment »

comunicacion corporativa madrid

En la imagen que ilustra este post aparecen Dustin Hoffman y Robert Redford a punto de destapar el caso Watergate. Ay, cuántas vocaciones habrán surgido a partir de esta película-ficción. Y no digamos de la serie Periodistas.

Para destensar un poco la coyuntura actual, echarle un poco de humor y de paso hacer un repaso de las últimas ocurrencias en gif animados, aquí va un cuestionario de todas aquellas preguntas que nos hacen a los periodistas… las personas que no saben de qué va el periodismo o la comunicación. Y que por eso son doblemente divertidas. O dolorosas, según se mire:

http://www.buzzfeed.com/guillermodelpalacio/tengo-una-pregunta-para-usted

Añadiría una de mis favoritas: ¡Eres periodista! ¿Sales en televisión? Tres respuestas posibles:

1.      Sí, en las noticias sobre desempleo en España.

2.      No: ni soy rico ni político ni estoy en la casa de Gran Hermano.

3.      Creo que una vez me hice un selfie mientras grababan un reportaje en el Retiro.

Pese a todo, animo a los jóvenes a que lo intenten. En el fondo, es fácil; cualquiera que escribe sobre aquello de lo que más o menos sabe ya es periodista, según las últimas estadísticas.

Aurelio Rapado.

Cómo no gestionar una comunicación de crisis

leave a comment »

evolucion-teresa-doce-dias--644x362

La crisis desatada desde el contagio sufrido por una enfermera española del terrible virus del Ébola podría servir como caso de estudio en las facultades de periodismo para ilustrar cómo no se debe gestionar la comunicación de una situación de tal envergadura.

Partamos de la base de que era difícil manejar una crisis ya anunciada y denunciada por los profesionales sanitarios desde hacía meses. Es complicado justificar ahora la falta de atención a las demandas de médicos y enfermeras alertando de la falta de material, instalaciones y protocolos de actuación adecuados. Pero la gestión comunicacional, aun así, podría haberse llevado a cabo mucho mejor ofreciendo una información clara y directa y nombrando desde el principio un portavoz cualificado, con criterio, carisma y credibilidad al frente que consiguiera transmitir tranquilidad a la sociedad. También podría haberse “toreado” mejor si hubieran existido unos serios procedimientos de comunicación interna. La propia enferma y el médico que la atendió en el hospital de Alcorcón se enteraron por los medios de comunicación del contagio. Eso no se puede tolerar.

Portavoz adecuado

La rueda de prensa que la ministra de Sanidad, Ana Mato, ofreció el mismo día en que saltó la noticia de la infección de la auxiliar sanitaria mostró a una política poco segura de sí misma, que no respondió a casi ninguna de las preguntas que le hicieron los periodistas. (De poco ayuda a su imagen pública los escándalos en los que se ha visto envuelta, pero eso es otro tema). Le acompañaban una cohorte de personas, entre médicos y políticos, de cuya profesionalidad no dudamos, aunque en su conjunto dieron la impresión de desorden e inseguridad.

En una situación de crisis como ésta, es necesario nombrar desde el principio a un portavoz o grupo de portavoces capaces de informar con rigor, confianza y seriedad. Esas personas, encargadas de comunicar la información a los medios y, por extensión, a la ciudadanía, deben ofrecer un único mensaje, ya que las contradicciones pueden ser letales. Deben ser capaces de responder a todo tipo de preguntas y de tranquilizar a la población, aunque no dispongan de todos los datos. Deben salir a la palestra bien preparados y con la misión de ser lo más transparentes posibles. Tampoco pueden olvidar la humildad para reconocer posibles fallos, siempre desde una actitud positiva y proactiva para corregir la situación. Pero  en este caso, la falta de liderazgo ha sido total.

Descontrol y opacidad

Hemos asistido a una procesión de portavoces de informaciones a veces contradictorias. Salían hablando médicos, portavoces de enfermería y portavoces sindicales. La falta de coordinación, total. La ciudadanía se iba alarmando cada vez más.

Las redes sociales tampoco han servido para fomentar la comunicación con la ciudadanía. Los canales oficiales, tanto del Ministerio de Sanidad como de la Comunidad de Madrid, han transmitido poca información y eso, en los tiempos que corren, es inadmisible.

El pasado viernes se creó una comisión especial, presidida por la vicepresidenta del Gobierno, que ha tomado, por fin, las riendas del asunto. Ahora habrá que esperar para comprobar el daño que esta situación le ha hecho al Gobierno y a la imagen de España en el exterior. La estrategia de centrar en un fallo humano el problema para desviar la atención de sus propios errores no ha funcionado. Ahora se intenta dar la sensación de apoyo y cariño a la enfermera, al tiempo que se han “cualificado” todos los mensajes, al lanzarlos algún experto desde la comisión. ¿Demasiado tarde?

Ana Cordón.

El cine español no tiene agencia de comunicación

leave a comment »

Goya_2014A pocos días para que se entreguen los premios Oscar y aún con la resaca de su clon que tenemos en España, merece la pena valorar la diferencia que existe en cómo nos venden unos y cómo compramos los otros.

Me refiero, para empezar, al despliegue informativo de los Goya con que nos han castigado de modo inmisericorde en los últimos días, a saber:

  • Reportajes con entrevistas a los candidatos desde dos semanas antes de la ceremonia
  • Programas especiales y conexiones en directo desde el día anterior
  • Tres horas de retransmisión en directo
  • Repetición obsesiva, el día siguiente, de los mejores y peores momentos, valoraciones y entrevistas en todos los medios de comunicación

Con esta cobertura previa, en directo y posterior de un fenómeno social tan importante, ya tiene mérito que sigamos sin ver películas españolas.

Por el contrario, la original, los Oscar, se ha convertido en una ceremonia “golfa” por la hora a la que se emite ¡y solo en una cadena de pago! Pero, paradójicamente y pese a su escasísimo despliegue informativo en España, es el escaparate de las películas que llenan las salas de todo el mundo.

A lo mejor es que el cine español no tiene una buena agencia de comunicación. Porque pese al bombardeo y el autobombo, no ha logrado su objetivo prioritario: que el personal lo “compre”. Desde aquí, modestamente, nos presentamos candidatos para cubrir tan preocupante hueco.

Y como posdata, dos preguntas sin respuesta:

  1. ¿Alguien sabe a qué se dedica la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas el resto del año?
  2. ¿Desde cuándo el cine es una “ciencia”?

Aurelio Rapado.

Written by IPPI Comunicación

18 febrero, 2014 at 11:10