Con lupa. El blog de IPPI Comunicación

Visita nuestro nuevo blog en: https://www.ippicomunicacion.com/el-blog-de-ippi-comunicacion/

La frontera entre ética e interés informativo: el SMS de Rubalcaba

with 6 comments

La polémica saltaba el pasado 21 de diciembre, horas antes de que Rajoy diera a conocer la composición de su Ejecutivo. El diario El Mundo publicaba una foto peculiar: un fotógrafo había conseguido captar una instantánea de la pantalla del teléfono móvil del presidente del grupo socialista Alfredo Pérez Rubalcaba. En la imagen se podía leer un SMS: “Me dice nuestra informadora en el Ayto de Madrid que Gallardón va a defensa”.

Pronto en la red social Twitter se desató el debate. Juan Ramón Lucas, periodista de RNE, entre otros muchos, cuestionaba la ética de publicar una fotografía tomada de un teléfono móvil, privado, por mucho que el personaje, así como el contenido de la información sea de interés público. Muchos apoyaban esta idea. Por el contrario, Pedro J. Ramírez, director del periódico, defendía que esa foto estaba tomada en el hemiciclo y que por tanto es pública. Añadía que la información era de interés público y que era un gran acierto por parte del fotógrafo que realizó la fotografía.

¿Por qué hablamos de esto? Porque después de esta accidentada fotografía, el Congreso aprobó una instrucción para regular la actividad de los informadores gráficos en el hemiciclo con medidas tales como prohibir captar imágenes de papeles, móviles y correos electrónicos. La Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) y la Asociación de Informadores Gráficos de Prensa y Televisión (ANIGP-TV) solicitaron una derogación de tal instrucción alegando que agredía la libertad de información. Finalmente Jesús Posadas, presidente del Congreso, ha aceptado la constitución de una mesa de trabajo para tratar algunos aspectos de esta instrucción y tratar de mejorar las condiciones de trabajo de estos informadores.

Mi opinión personal acerca de este asunto es que aunque a todos nos interese o pique la curiosidad sobre una información de los futuribles ministros enviada a Rubalcaba, no quiere decir que podamos obviar la ética y publicar por todo lo alto una imagen que pertenece al ámbito privado, por mucho que Rubalcaba estuviera en el hemiciclo en aquel momento y por mucho que sea un personaje de interés informativo. Estoy de acuerdo en buscar fórmulas para compaginar el derecho a la libertad de expresión de los periodistas con los derechos privados que tienen todos los diputados pero si los periodistas no respetamos a las personas, no podemos pedir respeto para nosotros mismos.

¿Qué opináis vosotros? ¡Se abre el turno de debate!

Ana Cordón.

Anuncios

Written by IPPI Comunicación

9 enero, 2012 a 14:47

Publicado en Actualidad, Comunicación

6 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Tema interesante. Si en un receso del hemiciclo Gallardón le hubiera dicho a Rubalcaba al oído que tenía cáncer y lo escuchara algún reportero… ¿Debería publicarse?

    Rubén

    9 enero, 2012 at 15:23

  2. Yo no creo que deba publicarse el contenido de un teléfono móvil, carta, correo… Es algo que concierne a su vida privada, y aunque se trate de personajes de interés y cuya profesión es de ámbito público creo que hay saber respetar cierta privacidad, pusiera lo que pusiera en el mensaje…
    Creo que en algunos casos hay medios de comunicación están perdiendo el norte (no sólo respecto a esta noticia, sino en general), y lo digo siendo periodista.

    Arantxa

    9 enero, 2012 at 15:40

  3. Rubén, habrá quien piense que al ser un personaje público debe poder darse esa noticia y habrá quien opine que es una información que no debe darse hasta que el interesado lo comunique…

    Arantxa, el problema es que muchos opinan que restringir la publicación de ese tipo de contenidos es agredir la libertad de información…¡otro debate!

    Ana Cordón

    10 enero, 2012 at 12:39

  4. Buen artículo pero, como periodista y, por primera vez en mi vida, me veo en la obligación de posicionarme a favor de Pedro J. Simplemente porque no se ha vulnerado el derecho a la intimidad ni el secreto de comunicaciones que denuncia Rubalcaba. Coincido con Enrique Gimbernat, catedrático de Derecho Penal de la UCM y miembro del Consejo Editorial de EL MUNDO, cuando destaca que en el mensaje “no se alude para nada a su vida familiar o personal, a su salud ni a ningún otro aspecto que afecte a la «esfera de su intimidad», de ahí que, como ésta no ha sido vulnerada en absoluto, el ejercicio de la libertad de información que supone la publicación de la fotografía de Cuéllar no es que tenga que prevalecer frente al derecho a la intimidad: es que simplemente no existe intimidad alguna vulnerada que entre en colisión con aquella libertad”.

    Además, como fue el propio Rubalcaba quien abrió el mensaje captado por la cámara de Cuéllar, haciéndolo así «perceptible por cualquiera que [como el fotógrafo del EL MUNDO] tuviera a la vista el aparato», ello no supuso «interferencia en el ámbito privado de la comunicación».

    Para más datos y jurisprudencia relacionada, recomiendo el propio artículo de Gimbernat: http://rsocial.elmundo.orbyt.es/epaper/xml_epaper/El%20Mundo/09_01_2012/pla_562_Madrid/xml_arts/art_7991872.xml?SHARE=6C23C0F29C6C4F158F7CA6264B486305588C7CA7574FA9C62423827D1DE17573F646E6CDE0FFBF44E422B2AFA3EB6C1D21439131D7DBA40B4899A50B96C221E683542B4BAD165CB3B66C6DE765A395E6

    Gracias por compartirlo, un saludo

    Amel

    10 enero, 2012 at 16:49

  5. Buenos días Amel,

    muchísimas gracias por compartir tu opinión y esa información que citas. Yo sigo pensando que un móvil es privado y aunque desde el punto de vista del derecho sea legal, tengo mis dudas de si es ético.

    ¡De todas formas me parece muy interesante y enriquecedor tu comentario!

    Un saludo

    Ana Cordón

    11 enero, 2012 at 12:59

  6. Creo que a este tema en concreto se le ha dado demasiada relevancia. Personalmente creo que no se debe publicar ni intentar fotografiar o ver el contenido de móviles personales, cartas, etc. El deber del periodista es informar, es cierto, pero creo que debe haber límites. Este tipo de prácticas parecen más propios del espionaje que de la labor de informar. No toda vale.

    Interesante tema,

    Un saludo

    davidyc

    19 enero, 2012 at 18:56


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: